The Simplicity of The Gospel

La Sencillez del Evangelio


The Simplicity of The Gospel

Además, os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros; quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne. Ezequiel 36:26

¡TU ERES AMADO!

El Evangelio es Buenas Nuevas. Aquí está la Buena Nueva, la mejor noticia que has escuchado: ¡Tu eres amado! Alguien te amó tanto que estuvo dispuesto a morir por ti, para rescatarte de todo el mal e incluso de ti mismo. Estás atrapado; todos hemos sido atrapados. Sí, todos los humanos están atrapados como ratones en un laberinto: atrapados en los sistemas de este mundo, haciendo girar nuestras ruedas tratando de hacer una vida para nosotros mismos que sea medio decente, medio feliz, medio sana, medio rica. Algunos triunfan alcanzando una especie de vida aceptable, pero la mayoría no lo hace. Las personas sufren; son infelices, a menudo con el corazón roto, deprimidas, trabajando duro y sin embargo no pueden ni siquiera pagar sus cuentas. Y, aunque están en una buena situación económica, la mayoría de ellos están enfermos, a menudo con enfermedades crónicas y devastadoras adicciones a los medicamentos, a las drogas, al alcohol, al sexo, a la violencia. ¡Oi vey! ¿Quién puede rescatarnos de este círculo vicioso de prueba y error constantes, de la decepción constante de los sueños frustrados? ¿Eres uno de esos humanos que acabo de describir?

Si es así, tengo una buena nueva, una gran noticia: ¡la trampa se ha roto! Sí, la trampa que ha atrapado tu vida a tus propios deseos desesperados, a las adicciones, a los fracasos y al sufrimiento, se ha roto. Pero verás, la mayoría de nosotros somos como el legendario elefante de circo que creció en cautiverio, atado con una cuerda para que no pudiera escapar. Más tarde, la cuerda fue retirada por los dueños, y él era libre de moverse, pero no lo hizo, porque en su mente, todavía estaba atado con esa cuerda. Creyó una mentira, como la mayoría de los humanos: creemos la mentira de que así ha sido y así será. “Así es la vida”, dicen muchos, ¿pero lo es? ¿Es la vida real, o somos todos como muertos vivientes, perdiéndonos la verdadera vida por completo?

Y la religión no lo ha hecho más fácil, sino más bien peor, ya que nos ha vendido aspirina para el cáncer, un placebo para una enfermedad espiritual terminal. ¡Millones están ingiriendo esta píldora de azúcar o una amarga píldora de la religión y muriendo a montones! Y cuando las cosas se ponen realmente difíciles, que cada vez son más difíciles por el momento, tu religión y tus dispositivos de supervivencia no son suficientes. Te fallan. Es como dormir en una cama demasiado corta o cubrirse con una manta demasiado pequeña para calentarse.

Pero no tiene por qué ser así. ¡La trampa se ha roto! Sólo necesitamos escapar del sistema de esta vida y entrar en la Vida Verdadera. Algunos lo han intentado de forma equivocada, y se han suicidado, demasiados de hecho. La historia es siempre la misma: la persona que se suicidó deja una carta y dice que no pudo soportarlo más. Estaban atrapados en un ciclo interminable de sufrimiento (ya sea emocional o físico), pero estaban atrapados. Querían salir, así que se quitaron la vida sin saber que la trampa se había roto, y que podrían haber tenido la verdadera vida, la verdadera libertad. ¡Pero no! Terminan su vida, esperando que el continuo sufrimiento también termine finalmente, sólo para entrar en una eternidad llena de sufrimiento interminable, peor que el que tenían antes.

Entonces, ¿cuáles son las buenas nuevas? Puedes nacer de nuevo en una nueva vida: puedes tener un nuevo corazón y un nuevo espíritu. Puedes empezar de nuevo como si hubieras nacido hoy. Hice esto en Israel cuando tenía 28 años de edad. Estaba destrozada, lo había perdido todo tratando de tener una vida decente y ser feliz. Finalmente, todo se estropeó; todo se enredó. Pero tenía buenas intenciones. Sí, era bueno. Quería ayudar al mundo a mejorarlo, pero me empeoré a mí misma. Entonces un día, no pude soportarlo más. Mi vida no tenía esperanza; no había nada en ella que pudiera arreglar. Entonces grité desde lo más profundo de mi ser: “Luz, ¿dónde te has perdido? Ven a mí!”

Bueno, la Luz no estaba perdida. Yo estaba perdida y en la oscuridad. ¿Has estado allí, donde sabes que estás perdido y en la oscuridad y que necesitas una mano amiga para salir a la Luz? Estaba gritando, y alguien escuchó mi grito! Ese Alguien que escuchó mi grito ya había hecho todo para liberarnos a mí y a ti de la trampa del mal en nosotros, en este mundo y en esta vida, la trampa de la enfermedad y la angustia. Se me reveló, no como una figura religiosa sino como una persona real, Alguien que murió para que yo fuera libre. Le dije: “Sí” a Él, ¡y volví a nacer! Me dio un nuevo corazón, un nuevo espíritu y una nueva vida.

Ya no estoy atrapada tratando de vivir. Estoy VIVA, verdaderamente VIVA, tanto ahora como para la eternidad. ¿Quién me liberó? Su nombre es Yeshua: significa salvación, sanidad y liberación. Es un judío; de hecho, es el Rey de los judíos. Muchos lo han llamado Jesucristo, pero su nombre es Yeshua. Nació en Israel como se prometió al pueblo elegido de YHVH. Y no es un Cristo, es un Mesías, lo que significa un Rey Ungido con el Poder del Creador para gobernar y hacer a la gente LIBRE. Murió por mí y por ti, y aún así está vivo. Y si le dices “Sí” completamente, vendrá y te dará un nuevo corazón, un nuevo espíritu y una nueva vida. Pero hay una condición: debes odiar tu situación actual lo suficiente como para querer algo nuevo, algo puro, algo limpio. ¿Lo quieres?

The Simplicity of The Gospel

Si lo haces, ora conmigo, y recibirás un milagro que no puedes comprar ni elaborar:

¡SÍ, Yeshua! Odio mi condición actual, el círculo vicioso de una vida egocéntrica que no me lleva a ninguna parte. Me siento como ese ratón atrapado en una carrera de ratas. He hecho todo lo posible para escapar, para ser libre, sólo para caer en la misma trampa de nuevo. Por favor, libérame de la trampa de la vida sin Ti. Sana mi corazón, mi mente y mi cuerpo. ¡Te necesito! Ven a mí, lávame y dame un nuevo corazón, un nuevo espíritu y una nueva vida. Gracias… cuando moriste por mí, Tu sangre compró mi libertad. Ahora soy libre para adorarte y vivir una vida libre de maldad. Escribe Tus instrucciones y Mandamientos en el Nuevo Corazón que me estás dando. Tómame de la mano y enséñame a vivir de nuevo de la forma en que se planeó desde la creación. Empodérame con tu Espíritu para servirte y llegar a otros como yo, para que ellos también puedan ser libres. En Tu nombre Yeshua, Amén.

¡Felicidades! Ahora comienza el viaje de tu nueva vida. Para ayuda y más información, consulta nuestros detalles de contacto en www.kad-esh.org/es/ Reúnete con nosotros en Facebook para “EN VIVO A LAS 5” todos los viernes a las 5 PM Hora Estándar del Este de EE.UU. escribe @apóstol.dominiquae

También puedes escribirnos a info@kad-esh.org

Por cierto, Kad-Esh en hebreo significa ” Vasija de Fuego” o ” Vasija de Avivamiento”. ¡Lechayim! Por la vida, por tu nueva vida en el nombre de Yeshua.

Apóstol Dominiquae Bierman

The Simplicity of The Gospel